01

PRESENTACIÓN

Pasear por el bosque, recoger frutos, bañarse en un río, recoger hojas secas, observar la laboriosa vida de algunos insectos o identificar aves son experiencias que nos enriquecen enormemente.

Además de haberse demostrado como un recurso que nos ayuda a recuperar la falta de concentración y a disminuir la ansiedad, el estrés y la irritabilidad que destruyen nuestro equilibrio físico y psicológico.

Nuestro día a día transcurre a la velocidad vertiginosa que propone la tecnología. Sin embargo aumentan las personas que sienten la necesidad de recuperar la simplicidad y la paz interior que la ajetreada vida urbana niega.

Bosque Mediterráneo. La magia de la luz” es un proyecto personal en el que te invito a salir y descubrir un mundo repleto de luz, sonidos y color. A pasear conmigo, de manera sosegada, disfrutando de los sonidos del bosque y de la belleza de este entorno natural.

02

BAÑOS DE BOSQUE

En 1982, en Japón, se originó la práctica terapéutica del ‘Shinrin-yoku’: los baños de bosque. Una iniciativa del Ministerio japonés de Agricultura, Silvicultura y Pesca destinada a favorecer un estado de relajación mental y físico para una creciente población urbana sometida a niveles intensos de competitividad y estrés.

La práctica del El ‘Shinrin yoku’ está inspirada en las tradiciones sintoístas y budistas. Percibir el entorno durante una visita al bosque: caminando, sentándose, observando los elementos, y disfrutando del silencio y los sonidos naturales a través de nuestros sentidos.

03

EL ÚLTIMO NIÑO DE LOS BOSQUES

En 2005 Richard Louv acuñó el término de: “Trastorno por déficit de naturaleza”, en su libro “Last Child in the Woods” (‘El último niño de los bosques); fruto de numerosas investigaciones en educación, psicología, medicina y sociología.

Desde entonces se ha originado todo un movimiento que plantea la necesidad de un contacto directo y de una re-conexión con el medio natural. “Lo verde no es una moda, sino una necesidad…” dice Louv. En 2050 el 70% de la población vivirá en grandes ciudades.

04

LA AVENTURA DE BUFO

El invierno está a punto de terminar, en el bosque mediterráneo. Los días son más cálidos y la primavera se acerca. Despierta de la hibernación uno de los inquilinos habituales de charcas y arroyos: Bufo, el sapo común.

Fiel a su lugar de apareamiento, regresa año tras año a los cauces limpios de los arroyos, en espera de la llegada de las hembras. Después de hacerse valedor a través del canto, si ha tenido suerte, el macho, se fundirá en un abrazo de varios días, sobre la espalda de la hembra agarrándola fuertemente.

De este modo viajará, subido a sus espaldas, mientras ella va sembrando el lecho del arroyo con un cordón de pequeñas cuentas (de 3.000 a 6.000 huevos), que él irá fecundando.

.

Suscríbete!

a “Bosque Mediterráneo. La magia de la luz” y descubre la belleza de este entorno natural

Suscribir

Síguenos en: